¿Que por qué debemos comer diferente en primavera?

Porque somos “Homos climaticus”, aprovechando el título del último libro del Dr. Campillo, o dicho de otra manera, nos relacionamos de forma inevitable con el clima y las condiciones atmosféricas que nos rodean y que condicionan nuestra forma de comer.

En primavera hace menos frío y desaparece el gasto de energía necesario para producir calor corporal y compensar así, el frío del exterior, o dicho de otra forma, no necesitamos gastar energía en nuestros termostatos internos.

En invierno o períodos fríos necesitamos comer alimentos más termogénicos y en más cantidad para alimentar a nuestro termostato. Estos alimentos son los típicos platos de cuchara con alimentos proteicos y grasos como un buen puchero con verduras, carne de cerdo, panceta o costillar de cordero de platos de mar y montaña. De forma inconsciente y natural nos apetece comer estos platos que nos reconfortan por dentro.

Es en Primavera, cuando debemos dejar descansar a nuestro sistema digestivo de todo el gran trabajo realizado durante el invierno con menos cantidad de alimentos o platos de cuchara y aumentando alimentos crudos que refrescan y que ahora podremos digerir mejor, pues disponemos de más energía (la que no gastamos en nuestro termostato).

La naturaleza lo pone fácil, aparecen hortalizas como los guisantes o las judías verdes para sustituir la proteína animal, verduras de raíz como los rábanos que ayudan a nuestro sistema hepático, frutas de bosque como fresas y arándanos que nos aportan polifenoles para irnos preparando del aumento de radicales libres  producidos por el sol. También es el momento de potenciar carnes más magras o con menos grasa.

Cómete bien la Primavera!!!

Buen provecho de parte del equipo de Kocook!!

No Comments

Post A Comment